Primeros adioses

Hay personajes que parecen intrascendentes y sin embargo determinan las historias. Yoda, Rafiki, Samsagaz Gamyi. O Corea del Sur en este mundial, que sin jugarse nada venció a los alemanes y les condenó a ver los cruces por televisión. De esta forma se cumplió la maldición que impide al vigente campeón superar la fase de grupos. En el fútbol juegan once contra once, mas (felizmente) no siempre gana Alemania.

DgtGzZbXkAAP7zc
Lance del Corea del Sur-Alemania. Fuente: @FifaWorldCup.

Me entristeció la eliminación de Senegal. A los africanos no les faltaron puntos, sino que le sobraron un par de cartulinas amarillas. En cualquier caso, ojalá Colombia y Japón, clasificadas de su grupo, lleguen lejos. Las selecciones de fútbol se asemejan a las personas: amar a una no implica odiar a las demás y se puede querer a más de una. Quien lo probó lo sabe.

Comenzaron los octavos de final y su primera víctima fue La Albiceleste. Les pasaron por encima unos galos hasta ahora irreductibles, comandados por un Mbappé que anotó dos goles en cuatro minutos.

La Argentina de Rusia 2018 se reveló como lo que es: una escuadra mustia, messicéntrica y antipática. A los amantes de Borges y Cortázar nos resultaba difícil empatizar con una banda tan desafinada y sin armonía. Ay, qué lejos quedan Batistuta o Hernán Crespo. Manu Ginóbili, leyenda del baloncesto de aquel país, lo tenía claro: “no basta con echarle huevos, también hay que jugar bien”.

not_903283_13_190749
Gabriel Batistuta es sustituido por Hernán Crespo. Fuente: ambito.com

Uruguay consiguió lo que nadie: vencer a Portugal tras neutralizar a Cristiano Ronaldo. Los charrúas saben ganar y sufrir. Solo por eso me parecen junto a belgas y brasileños el conjunto más peligroso del campeonato.

Ni Messi ni CR7 ganarán el mundial. Lo siento por sus aficionados, pero lo considero una buena noticia para el fútbol. La televisión y las redes sociales no nos darán más la matraca con sus respectivos peinados, dietas o estados de ánimo. Si la Fifa, Nike y Adidas están resentidas, el aficionado de a pie ya tiene un motivo para sonreír.

Hoy “disfrutaremos” de un España-Rusia y de un Dinamarca-Croacia. Me invade una extraña sensación y presiento que los anfitriones se jugarán los cuartos contra los daneses, también rubios, también de rojo. Lo “normal” sería un España-Croacia, pero intuyo que a las favoritas les invadirá el mal de altura e, indispuestas, se verán obligadas a hacer las maletas. Ojalá me equivoque una vez más.

Dicen que el de Rusia está siendo uno de los mejores mundiales. A mí también me lo parece. Tras los primeros adioses extrañaremos a selecciones muy carismáticas y a sus aficiones, cánticos y colorido. Al final solo puede quedar uno, ya que “del subcampeón no se acuerda nadie” (Luis Aragonés dixit). No obstante, mientras se mantenga vivo su fútbol de toque, lo que queda de torneo merecerá la pena. Y si triunfan aquellos que fueron sus pupilos, mejor que mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s