Abono de preferente

Días de Super Nintendo

Mi primer contacto con el fútbol de selecciones fue gracias a la Super Nintendo. La culpa la tuvo el Fifa International Soccer del año 94, al que mi hermano y yo dedicábamos mañanas y tardes enteras durante los veranos.

El juego no tenía licencias y el potencial de los equipos se medía en barras. El mando era pequeño y los botones estaban durísimos. Lo digo en serio: desenvolverse requería más destrezas que el nivel B1 de cualquier idioma.

La prueba de fuego consistía en ganar a la máquina con un equipo proletario, nada de Brasiles o Italias. Si lo lograbas, ya sabías jugar. En otras palabras: había que emular al México que derrotó a Alemania el pasado domingo.

fifa-international-soccer-game

Partido en el Fifa International Soccer. Fuente: Fifplay

Df50CAvXUAAM2Rs

Lance del Alemania -México. Fuente: @fifaworldcup_es

El movimiento se demuestra andando, a ser posible sin muletas. Me cansan quienes presumen de favoritos solo porque cuentan con un excelente jugador. En el fútbol, como en la vida, hay que hablar en el terreno de juego. Todo lo demás es filfa.

Vencieron Croacia y Serbia; probablemente las veamos en octavos. Cuando hagan las maletas, nos acordaremos de la mítica Yugoslavia y de su camiseta azul eléctrico.

Hay países en los que me alegro de no haber nacido aunque festeje sus triunfos. Con Francia me pasa lo contrario. La eliminación de la Eurocopa de 2000 todavía escuece. En mis peores pesadillas creo ver la rosada calva de Barthez. Con todo, prefiero a los gabachos antes que a ingleses y germanos. Es fútbol, no pretendáis entenderlo.

8ed58eb08eba8ede90adidasc0c4c7f2c0d6-bdb8b9e7-1

Selección de Yugoslavia en el Mundial de Italia 1990. Fuente: rasadeportes.com

2803780_full-lnd

Fabien Barthez defendiendo la portería gala. Fuente: es.fifa.com

El seleccionador surcoreano admitió haber alternado los dorsales de sus pupilos. El objetivo, atentos, era confundir a los europeos, “ya que tienen problemas a la hora de distinguir las caras de los orientales”. No sirvió de mucho, pero me quito el sombrero ante su ingenio. Por cierto, ¿alguien se imagina la que le hubiera caído al difunto Luis Aragonés por comentar algo parecido? Ay.

Hace un par de décadas, el gobierno de Islandia decidió fomentar el deporte entre los jóvenes para acabar con el botellón. ¿Resultado? Mientras los más juerguistas del instituto ven los partidos en Mediaset, sus coetáneos islandeses se encuentran en Rusia dándole a la bola. Islandia tal vez sea el único que país que me gusta tanto como su selección. En parte porque visten como mi Linares Deportivo.

El VAR me parece la pesadilla de los marrulleros. Ahora no les queda otra que jugar bien. Yo siempre seré más de bar, con “b”. De discutir las jugadas polémicas entre ruido, cerveza y tapas. Sobre todo cuando el resultado es lo de menos porque se enfrentan Suecia y Corea del Sur.

Mi hermano y yo también jugábamos al Super Soccer. Nos gustaba menos: no salía España. Su música, en cambio, molaba más. Os dejo comprobándolo. Mucha suerte a todos en la jornada venidera.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s