De Corea y Japón a Rusia

Me encantan los mundiales de fútbol. Los asocio a los polo-flash de KELIA, a sacar del armario las bermudas, a la fiesta de fin de curso. También a derrotas inesperadas que neutralizaron todos los triunfos anteriores. Así fue hasta el año de Sudáfrica.

El fútbol evade y atonta, no lo niego. Pero también colorea jornadas intrascendentes. En esta latitud, cuando el calor todavía no ahoga, se convierte en el complemento perfecto del chiringuito o la piscina. Días largos, buen tiempo y menos trabajo. Para qué pedir más.

Veo imágenes del mundial de Corea y Japón -el primero que recuerdo- y me invade la nostalgia. Muchos que veían los partidos con el papá y el abuelo ahora lo hacen con sus hijos. Algunos futbolistas de entonces todavía participan, solo que como entrenadores. No se me olvida la imagen de Fernado Hierro encarándose con un árbitro egipcio, ni la de Aliou Cissé liándosela a la Francia de Zidane. Por cierto, ese torneo lo ganó otro Ronaldo que también se fue al Madrid.

hierro-al-ghandour-29052015
Hierro (izquierda) y Al Ghandour. Fuente: Libertad Digital
gettyimages-51527484-1
Aliou Cissé festeja el triunfo de Senegal ante Francia. Fuente: Goli Sport.

He visto a mi equipo levantar un título e irse antes de tiempo demasiadas veces. Prefiero esto último a hinchar por la selección de un país donde jamás pondré un pie. En efecto, soy un privilegiado y tenéis todo el derecho a odiarme.

Un mundial en Rusia se me hace raro. Asocio al país con el ajedrez y la literatura. A diferencia de los serbios, los rusos se quedaron con la mejor parte de su imperio cuando este se desmoronó. Desde que se retiraron Karpin y Mostovoi no me caen ni bien ni mal. Eso sí: espero que el evento les quede chulo. Un mundial bien organizado quizás sea el único triunfo colectivo.

Voy a echar de menos a Italia. Nunca pensé que viviría un campeonato sin ellos. A la squadra azzurra se le permitía ser mediocre, pero no un equipo perdedor. No es la única ausencia: Holanda, Chile, Estados Unidos, Camerún, Turquía, Sudáfrica, Paraguay. Debutó Islandia y volvió Perú mil años después. Ojalá les vaya bonito.

23473098_10203808381847662_5213772699470352310_n
Buffon, lamentando la eliminación de Italia tras perder ante Suecia. Fuente: La Reppublica.

Ni Cristiano ni Messi ganaron. La diferencia es que el primero sumó un punto para Portugal y el segundo le quitó dos a Argentina. Bueno, y que la hinchada portuguesa festejó la igualada con timidez, algo del todo inconcebible para los argentinos.

México, Dinamarca, Polonia, Japón y Nigeria me recuerdan a esa gente que no se pierde una fiesta pero que siempre vuelve a casa antes de las tres. Si les preguntas, culparán al cansancio o a las circunstancias. Y si por alguna razón se desfasan, lo recordaremos por los siglos de los siglos.

Algunos dicen que el mundial “de verdad” empieza en octavos de final. Yo prefiero la fase de grupos: las pequeñas sorprenden a las gigantes, los europeos miramos al resto del mundo sin paternalismo y cada jugador sueña despierto con alzar la copa. Ese ambiente apenas dura dos semanas. Después todo se escribe en prosa.

Quedan muchos y muy buenos partidos. Mi pronóstico es conservador y poco comercial: reviviremos la misma final de Tokio dieciséis años más tarde y volverá a pintarse canarinha. La historia se repite, como bien cantaban los Reincidentes. Os dejo con ellos. Feliz torneo y mucha suerte a todos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s