Escombros

El pasado 11 de marzo, el edificio del Mercado de Abastos de Linares se vino abajo. La causa fue el temporal de agua y viento que azotaba entonces la Península Ibérica. Por suerte, el derrumbe se produjo un domingo y solo hubo un herido. Mas la noticia no deja de ser terrible. La construcción formaba parte del escaso patrimonio arquitectónico que quedaba en la ciudad. Además, los comerciantes siguen a la espera de un nuevo espacio a donde trasladarse para volver a trabajar.

Las imágenes resultan muy poderosas. Si antaño fueron las minas, el ajedrez o los vehículos todoterreno, lo que mejor representa al Linares actual quizás sean los escombros. Escombros como símbolo de un pasado que no volverá. Escombros propios de una ciudad decadente. Escombros como los del Mercado de Abastos.

DYBBvWbWAAEjlMR

DYBByk3XUAAxKwg
Ruinas del Mercado de Abastos de Linares. Fotografías de Jusepe Cruz.

Cuentan que tras la derrota de la Armada Invencible frente a las costas británicas, Felipe II alegó que no había enviado sus tropas a luchar contra los elementos. Sea verdad o no, lo cierto es que los efectos devastadores del clima han existido siempre y ante ellos poco se puede hacer. Sin embargo, que el mismo espacio derruido fuera rehabilitado hace poco da que pensar. Y personalmente, no me imagino a nadie asumiendo alguna responsabilidad. Ojalá me equivoque.

Linares se cae. Todos lo intuíamos y este suceso lo ha confirmado. Solo espero que aprendamos la lección de una vez. Que los responsables de turno no se limiten a construir otro edificio endeble que no aguante una tormenta y que miren un poco más allá. Por ejemplo, al resto de edificaciones ruinosas diseminadas por toda la ciudad. O a esos espacios públicos en su día inaugurados a bombo y platillo a los que se da un uso anecdótico. Pues si algo sobra en mi ciudad son “contenedores culturales”.

Estaría bien que la cornada repentina nos permitiese agarrar al toro por los cuernos y que dejáramos de discutir por el color de las banderillas. Pero mucho me temo que en esta tierra, la tormentosa sombra de Manolete es alargada. Y no hace falta ser taurino para entenderlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s