Adiós, PAPEL

Lo descubrí en mi último año de universidad. Al principio no me atraía; pensaba que el envoltorio iba a resultar más dulce que el propio caramelo. Pero le dí una oportunidad. Desde entonces me ha acompañado muchos domingos de resaca, de partido o de estudio; en Pamplona, en Madrid o en Linares. Me refiero a PAPEL, suplemento dominical del diario EL MUNDO, cuyo nombre revelaba una apuesta romántica por el formato más tradicional. La semana pasada (15 de octubre) se publicó su último número.

PAPEL no era un magazine convencional. Rebosante de color, alternaba temas serios con otros más livianos. Y a diferencia de otras publicaciones más centradas en las efemérides, la revista miraba al futuro desde el presente, acercándonos cada semana a la educación, a las nuevas tecnologías o a las últimas tendencias alimentarias. Un producto 100% millenial, difícil de encajar con el clásico lector que se le presupone a EL MUNDO.

DL7QEcEXkAA7AKl
Portada del último número de PAPEL.

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”, afirmó Antonio Gramsci. El tiempo le ha dado la razón, al menos en cuanto al Periodismo. El dinero parece hallarse en el sensacionalismo, la brevedad y el espectáculo, cuyos soportes predilectos son internet y la televisión.

Me gustaría pensar que vendrán más proyectos como THE NEY YORKER o JOT DOWN SMART, pero hoy el referente es OK DIARIO. Y en un mundo donde el mérito apenas cuenta y la ética parece un lastre, no veo factible que se revierta la situación a corto plazo. Los lectores tendrían que tomar conciencia de la importancia del periodismo independiente, y para eso haría falta otro desastre de 1898. El cierre de uno de los grandes diarios impresos, por ejemplo. Tal vez así realizaríamos un examen de conciencia tan profundo capaz de cuestionar nuestros hábitos de consumo.

He recopilado varios artículos papeleros que captaron mi atención en su momento. Seguro que me he dejado más de uno que merece la pena, por lo que pido perdón a su autor y sobre todo a los potenciales lectores. Sea como fuere, os recomiendo de verdad leer los siguientes:

Me pregunto cuántos reportajes, columnas y entrevistas ya no tendrán cabida entre las páginas de la prensa española tras el cierre de una publicación que se atrevió a innovar en tiempos turbios. Dicho esto, no me arrepiento de todos los euros invertidos en adquirir los números físicos. Porque, por mucho que digan los gurús del emprendimiento digital, un soporte nunca reemplazará a otro, simplemente porque cada cual tiene una naturaleza distinta.

Larga vida al papel. Adiós, PAPEL.

DMLSWDWW0AAefLm
Última página de la revista.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s