Versos libres

Nos quieren súbditos

Hace un par de días casi me atraganto mientras consultaba la prensa durante el desayuno. La culpa la tuvo el artículo Cervantes ya no es una opción: el PP aniquila la literatura del bachillerato, de EL ESPAÑOL. En él, Carlos Mayoral lamenta la supresión de Literatura Universal en el segundo curso de ese ciclo. Pasará de asignatura de evaluable para Selectividad a optativa de primero. Perderá peso. Y no es la única tragedia: Cervantes, el boom latinoamericano o el Siglo de Oro ya no son más materia de examen, ni por tanto, de estudio.

Me gustaría creer que se trata de la enésima torpeza del Gobierno actual, pero unas declaraciones del exministro Wert recogidas en el artículo me llevan a pensar lo contrario. Y el mensaje implícito me parece de lo más perverso: leer es inútil, porque así lo dicta el mercado laboral. Lo que significa que las mentes más creativas, las difíciles de homologar, no tienen hueco en este sistema. Adiós a la teoría de las inteligencias múltiples, sálvese quien pueda hacer números y balances, como bien expresó mi amiga Olatz en su blog.

muerte_don_Quijote_gustavo_Dore

‘Muerte de Don Quijote’. Grabado de Gustavo Doré.

Algunos opinan que no vale la pena dramatizar. Que quitar una asignatura tiene una importancia relativa. Y así es. Yo también pienso que el problema de la Educación en España va mucho más allá de ampliar o reducir el número de optativas. Con Literatura Universal en Selectividad, nuestro sistema educativo ya era un mierda. Pero sin ella, el tufo se volverá todavía más intenso: la falta de pensamiento crítico y el “aborregamiento generalizado de los jóvenes de hoy” no se van a paliar si se impide a los alumnos conocer a los autores que dedicaron su vida y su obra a combatirlo.

Creo además que detrás de todo esto subyace una cuestión cultural o ideológica: la batalla entre el los partidarios del utilitarismo economicista en el sistema educativo frente a los humanistas que priorizan su rol cívico y redentor. Nuestro actual Gobierno parece decantarse por los primeros. Nos quiere útiles, sumisos, ‘empleables’; capaces de realizar múltiples tareas a la vez aunque carezcan de sentido final. Nos quiere súbditos, no ciudadanos; que obedezcamos antes de que desarrollemos nuestras propias ideas.

No se trata de fomentar las humanidades a lo loco. Ante la falta de preferencias o la coexistencia de diversas aptitudes siempre es recomendable escoger el camino seguro. Mas los diferentes también tenemos derecho a serlo. A estudiar autores clásicos, lenguas muertas o especies protegidas. A formarnos para trabajar en profesiones menos convencionales. O al menos, a intentarlo. Y si existen más vocaciones de un tipo que de otro, si demasiadas personas no pueden dedicarse a aquello para lo que nacieron, tal vez sea hora de plantearnos qué tipo de sociedad estamos construyendo; una conclusión desagradable para el poder establecido.

Soy de los que piensan que la Educación tendría que prepararnos para la vida, liberada del funesto apellido “laboral”. Lo aprendido a lo largo de la etapa formativa debería servirnos para siempre, profesiones (y pretensiones) al margen. En la presente época, con casi toda la información al alcance de un clic, memorizar el qué, cuándo y dónde resulta cada vez más prescindible. En cambio, dilucidar el cómo y el porqué de todo se ha vuelto más necesario que nunca. Ese sería un enfoque sencillo y práctico a la hora de emprender cualquier reforma educativa. Uno de tantos.

Pero seamos francos: nada va a cambiar. No les interesa a los que mandan. Su prioridad es maquillar unas estadísticas vergonzantes. Hacer creer a Europa y al mundo que no somos lo que somos. Verter tanta gasesosa en el vino hasta que pierda gusto y color, manteniendo, eso sí, la botella y el precio originales. Cuando finalmente lo logre, el partido en el poder impondrá la Religión Católica o la Educación para la Ciudadanía y recortará o ampliará competencias a las consejerías de Educación de cada comunidad autónoma. Hasta que dentro de cuatro años, el nuevo Gobierno decida deshacer todo lo que hizo el anterior. Y así sucesivamente.

Poco a poco, se irá levantando un escenario en el que, según Jesús Nieto Jurado, “veremos en Sant Jordi a tetonas y cocineros y magufos vendiendo libros. Y será el final, con el crujir de dientes y las trompetillas de Jericó”. Algunos, los más afortunados, buscarán consuelo entre sus semejantes y podrán rememorar tiempos pretéritos. La mayoría ni siquiera tendremos a quién llorar. Ni palabras para expresarnos.

Anuncios
Estándar
Libros y escritura

La pesadez de la ligereza

Acabo de terminar De la ligereza, ensayo de Gilles Lipovetsky publicado en español por la editorial Anagrama. En sus más de 300 páginas, el autor argumenta cómo y por qué lo ligero se ha convertido un “hecho social total”, de manera que en el mundo de hoy todo aspira a reducir su pesadez para dejar de ser una carga. Mas tal liviandad no siempre se alcanza, y entonces aparecen desequilibrios como el estrés crónico, la anorexia o la depresión.

mex-msemanal698-049

El filósofo francés Gilles Lipovetsky.

La ligereza según Lipovetsky no es condenable per se, tampoco algo digno de celebrar. Únicamente ha llegado para quedarse, con sus luces y sus sombras. Y afecta por igual (aunque no de la misma forma) a ámbitos tan diversos como la ingeniería, la alimentación, la cultura, la arquitectura o la vida social.

Gracias a la ligereza hoy disfrutamos de una moral menos rigorista y de sociedades más tolerantes y flexibles. Viajamos más, vivimos en entornos más cosmopolitas donde el totalitarismo no tiene más espacio que el de un amargo recuerdo. La democracia, a pesar de sus vaivenes, se ha convertido en una necesidad casi fisiológica en cada uno de los territorios donde se ha asentado, mientras que la esperanza de vida de sus habitantes, cada vez más preocupados por su propia salud y la del medioambiente, no cesa de aumentar. Ligereza es fluidez, dinamismo, volatilidad.

No obstante, esa falta de arraigo de todos hacia todo es responsable de que a día de hoy los contratos fijos brillen por su ausencia. También del auge de los discursos identitarios como reacción a una sociedad en la que las distintas comunidades se han desintegrado. La ligereza, por otra parte, va ligada a un individualismo extremo y atroz que inconscientemente te obliga a pisotear a los demás si no quieres morir aplastado. Y todo ello produce un paradójico malvivir que Lipovetsky define como ‘pesadez de la ligereza’.

En contra de lo que pudiera parecer, existen distintas formas de ligereza, algunas radicalmente opuestas entre sí. Por ejemplo, el hiperconsumismo globalizado propio de la literatura cyberpunk frente los principios estoicos que predicaban el desapego hacia el mundo material. Observamos que la ligereza puede frívola o profunda, un medio hacia algo o un fin en sí misma. El autor se limita a desarrollar cada tipo, cediéndonos a los lectores el privilegio de juzgarlos.

Sin título-6

Siempre he creído deseable que la vida fluya enérgica, cual caudal de un río en su curso alto. La alegría, la luz y la vida son por definición superiores a la tristeza, la oscuridad y la muerte. La letra no entra con sangre. Un bofetón a tiempo suele ocasionar más de uno a destiempo. Mas para vivir ligero también es imprescindible aprender a caer por pendientes escabrosas y volverse inmune a superficies ásperas, tal y como el torrente que acaba de nacer.

La ligereza que merece la pena solo se alcanza cuando aprendes a relativizar la adversidad y logras sobreponerte. No se puede soportar la pesadez si la excluimos por sistema de nuestra vida; ésta siempre vuelve, aunque no la busquemos. He ahí otra paradoja implícita en el libro: cierta carga durante el trayecto nos ayuda a sobrellevar el peso de la vida. Lo saben bien aquellos deportistas que se ejercitan con pesas para desarrollar su fuerza, convirtiéndose en el claro ejemplo de lo que podríamos bautizar como ‘ligereza de la pesadez’.

El mayor mérito de Lipovetsky es relacionar aspectos tan dispares de tal forma que parezca evidente su vínculo. No califica el presente como perfecto, tampoco lo condena en cada párrafo mientras idealiza tiempos pretéritos. Ambas posturas son ingenuas y están agotadas. Su actitud se asemeja la del sabio escaso de certezas, que aspira a entender un poco mejor las contradicciones del mundo actual y considera todos sus avances, pero sin desestimar los riesgos del progreso.

En cualquier caso, yo lo tengo claro: solo por haber descubierto la aparente explicación de que cada vez más parejas rompan por Whatsapp, y su relación con el hecho de que los McDonalds últimamente anden abarrotados de hipsters, me parece un título digno de toda estantería. Buena lectura y mejor reflexión posterior a todo el mundo.

Estándar