Postales de la Navidad linarense

La Navidad nos cambia las formas, que no el fondo. La ciudad de Linares también muta. Sus calles, repletas de transeúntes, son decoradas con luces y guirnaldas que destacan debido a su sencillez. Las personas de las que llevas tiempo sin tener noticias aparecen de repente. Y a todos nos entra una especie de relajación vital que contrasta con los impulsos consumistas propios de estas fechas. Nadie parece inmune a lo último.

CIMG3759

CIMG3760

En esta época, a falta de metro, un trenecito recorre las calles más céntricas de la ciudad. Aquí también hay gorrones que intentan no pagar el ticket.

Otros rasgos autóctonos de la navidad linarense son los puestos del Lugarillo, del paseo de Linarejos y de la Plaza del Ayuntamiento, que lo mismo te venden churros que calcetines.

También los belenes que, no sin esfuerzo, montan las cofradías. Y no podía olvidarme de los animales que recrean el ambiente de la época de Herodes. Me encantan las caras de los niños al extender sus manos para tocarlos, aunque dudo mucho que las bestias estén conformes con su condición de atracciones de feria.

658_1008739789187711_2875720480351769531_n
Irónica imagen. Fotografía original de Antonio del Arco.

CIMG3751

CIMG3763

CIMG3764

Este año, con motivo del estreno global del séptimo episodio de Star Wars, la ciudad se llenó de soldados imperiales, wookies, cazarrecompensas y algún que otro personaje del universo intergaláctico de George Lucas. La concejalía de Turismo captó el filón y mandó rodar un anuncio original, incluso entrañable. Intentar atraer gente de fuera me pareció una gran iniciativa, pues si el dinero no viene de fuera y solo circula entre vecinos, me temo tardaremos más tiempo en despertar de esta larga pesadilla llamada recesión económica.

10256032_1005567539504936_5233026233605593537_n.jpg
Photocall de Star Wars en la Plaza de San Francisco. Fotografía original de Antonio del Arco

La Cabalgata de Reyes tampoco se libró de las polémicas de turno. En ciudades como Madrid o Barcelona, se relacionaron los cambios en sus respectivas alcaldías con la “descristianización” y comercialización del tradicional desfile. En el gachi las quejas fueron idénticas, si bien gobiernan los mismos desde hace tiempo.

Que si “faltan pastores y romanos y sobran Bob Esponjas y Piolines”, que si “las vestimentas de los reyes son de todo menos tradicionales” o bien  “los caramelos de hoy ya no saben igual”. Posiblemente tengan razón. Mas no son sino proclamas inútiles. En Linares, esta cabalgata no es más que una marcha complementaria a la de la feria de San Agustín, allá por el mes de agosto, de la que aprovecha buena parte de su atrezzo. Y ni una ni otra tienen más ambición que el disfrute de los más pequeños.

Mucho más alarmante me parece que la mañana del 6 de enero las calles estén desiertas, cuando no hace tanto los reyes de la casa las ocupábamos a nuestro antojo, mostrando altivos los regalos de la noche anterior. Ese, y no otro, es el drama de la Navidad, que ya ni siquiera se puede asociar a la infancia. Y por desgracia, no depende del partido político de turno.

A pesar de todo, siempre merecerá la pena regresar a casa por Navidad. Volver a Linares significa salir de tapas entre semana, ir al cine el día del espectador, quedar a tomar un café en cualquier momento (que fácilmente se prolongará hasta la hora de la cerveza) atravesar el Pasaje del Comercio desde Zara hasta El Corte Inglés (o a la inversa, casi siempre para no comprar nada), echar un partido de lo que sea en San José o La Garza, desayunar churros y sobre todo, disfrutar del privilegio de ir andando a cualquier parte.

Por descontado,  se sabe que nunca te dará tiempo a quedar con todo el mundo ni a hacer todo lo que tenías en mente. Es el precio a pagar por haberse ido. Y sí, yo también sé que no son los mejores planes que uno pudiera imaginar, “pero aquí no hay na’ más que hacer”, añadirían mis paisanos.

CIMG3769

CIMG3770

Siempre he pensado que trasladarse a otro lugar es comenzar una nueva película y dejar pausada la que estabas viendo en ese momento. Y regresar supone justo el proceso inverso: descansar de la rutina y, paradójicamente, tomar aire en el lugar que te vio crecer, que de tan igual a como era antes te parece radicalmente distinto.

Creo que esto solo lo podemos entender quienes hemos abandonado el hogar familiar. Al cual volvemos cuando nuestras circunstancias nos lo permiten. Y en donde volveremos a vernos (si Dios quiere) en Semana Santa.

Feliz cuesta de enero a todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s